A favor del impuesto al juego con una correcta aplicación

Las autoridades del IPJyC informarán a los diputados nacionales que trabajan sobre el proyecto sobre los aspectos necesarios a tener en cuenta al tratarlo en la Cámara Baja el próximo martes.

“No estamos en contra de la aplicación del impuesto al juego, sí creemos que se debería repensar la manera en la cual se pretende aplicarlo”, afirmó Josefina Canale, presidenta del Instituto Provincial de Juegos y Casinos (PJyC).

Hasta ahora, el juego en Argentina paga únicamente impuestos provinciales y tasas municipales. Esto genera que el canon difiera en cada distrito, según las leyes que lo regulan. “Nos parece necesario y factible que se cobre a la actividad un tributo nacional. En este escenario, cabe aclarar que Mendoza es la provincia que cobra la mayor tasa en ingresos brutos del país, del 21,5%”, continuó Canale.

Algunos aspectos de la ley

Desde el IPJyC consideran oportuno señalar que el proyecto contempla un monto fijo anual de $40.000 por máquina, sin tener en cuenta su rendimiento, y no hace distinción entre casinos privados y estatales. Esto genera una desigualdad entre provincias, ya que por población y nivel de apuestas, varía mucho el rendimiento individual de cada máquina. Por ejemplo, un casino más chico demora más días en alcanzar la recaudación necesaria para afrontar el impuesto previsto en este proyecto, que una máquina ubicada en un casino con mayores ingresos. Entre casinos públicos y privados también existe una brecha, debido a que los casinos estatales mantienen contratos con los operadores de las máquinas, lo cual significa que la ganancia es compartida. En Mendoza, esta división se aproxima a un 50%.

Con respecto a las máquinas de quiniela, consideran casi imposible que las agencias logren alcanzar el monto del impuesto, situación que puede generar impacto en las apuestas clandestinas.

Al mismo tiempo, con respecto al juego on-line, entienden que es absolutamente necesario gravarlo, reglamentarlo y regularlo.

Por lo tanto, las autoridades del IPJyC, en defensa de los ingresos que por la actividad del juego percibe la Provincia, buscarán que se tengan en cuenta estos puntos para una mejora en el cálculo del impuesto, recalcando que no se manifiestan en desacuerdo con su aplicación sino con su implementación.

Casinos que se adhieren al paro

Los casinos que se adhieren a la medida y que dependen del IPJyC son los ubicados en los departamentos de San Martin, Rivadavia, General Alvear, Malargüe y Tunuyán. Por su parte, el Casino Central funcionará con total normalidad.

Cabe aclarar que son las empresas privadas las que han planteado este cese de actividades, no los sindicatos de empleados ni el IPJyC.

Además, hoy no habrá sorteos de quiniela, ya que la empresa IVISA adhirió al paro.