Alumnos y docentes fortalecieron su compromiso de responsabilidad ambiental

Ambiente diciembre 1, 2016 11:52 am

Fue a través del Programa “Certificación Lazo Verde-Responsabilidad Ambiental” que trabajan la empresa Eco de los Andes y la Dirección General de Escuelas en el Valle de Uco.

Culminando el año 2016, se realizó ayer en Tunuyán el cierre del Programa “Lazo verde”, acciones llevadas adelante por las empresas Eco de los Andes y Nestlé Aguas, en conjunto con la delegación regional de la Dirección General de Escuelas (DGE) y la Asociación Amigos de la Patagonia.

El programa se realizó en establecimientos educativos del Valle de Uco y tuvo por objetivo capacitar a docentes para que transmitan sus conocimientos a los alumnos y poder ser agentes multiplicadores en el cuidado de los recursos naturales, eficientizando su uso y evitando la contaminación.

Este año, tras la convocatoria de la delegación regional de la Dirección General de Escuelas, 17 establecimientos educativos del Valle de Uco iniciaron el programa y 12 de ellos fueron certificados ayer a la tarde. De acuerdo con lo que informaron los referentes de la empresa Eco de los Andes, este año se formaron 99 docentes y 2.266 alumnos.

En el acto, que se realizó ayer en la tarde en las instalaciones de Eco de los Andes, participaron docentes, directivos de las escuelas certificadas, supervisores de la DGE, la inspectora regional de la zona Centro-Sur, Mercedes Farah; la delegada de la DGE Valle de Uco, Silvia Cornejo, referentes de la empresa y empleados de a firma que son voluntarios y apoyan y acompañan a las escuelas durante todo el año.

“Lazo verde”

El programa se compone de tres ejes de trabajo que apuntan a educar para la sustentabilidad, con el objetivo de que los conocimientos adquiridos sean para siempre, al lograr un compromiso de por vida en el cuidado de los recursos naturales. Tras la ejecución de esos tres ejes de trabajo, se brinda la certificación “Lazo verde” como una identificación para los establecimientos educativos que han logrado completar el programa. Se cumple así con la Certificación  de Responsabilidad Ambiental, auspiciada y declarada de interés educativo por el Ministerio de Educación de la Nación.

Damián De Petri, a cargos de Recursos Hídricos y Relaciones con la Comunidad de la empresa Eco de los Andes, manifestó: “El involucramiento de los niños y jóvenes en estos temas es increíble. Son cada vez más conscientes del cuidado de los recursos para que estén disponibles en el futuro, y muchos de ellos incluyen estos saberes en un pensamiento que se traslada a sus actos”.

La delegada regional de la DGE,  Silvia Cornejo, destacó: “El trabajo del sector privado tras detectar necesidades culturales de la población genera oportunidad de aprendizaje, acompañando a los alumnos y los docentes en su tierra. La interacción de la empresa con la DGE da la oportunidad de generar conciencia ambiental en cientos de niños y visibiliza las acciones que a diario realizan las escuelas que no se conocen ni se ponen en valor”.

Tres ejes de trabajo

Los tres ejes de trabajo del programa son:

  • “Conservación y uso responsable del agua”: se capacita a los docentes en temáticas del cuidado del recurso, para que los transmitan a los alumnos y lleven adelante proyectos o propuestas en sus escuelas sobre el cuidado del agua.
  • “Residuos sólidos urbanos” y los diferentes tratamientos que se les puede dar posteriores a su generación y
  • “Eficiencia energética”: se trata que los alumnos aprendan a disminuir el consumo energético o realicen proyectos de eficiencia, como por ejemplo paneles solares y hornos solares, los cuales son ejecutados por los mismos alumnos.

Un espacio para la creatividad

Algunas de las actividades realizadas por las escuelas son: trabajos de reutilización de materiales; sistemas de filtrado de agua; obras de teatro; proyectos en la comunidad de separación y recolección de residuos; programas de compostaje, plantines y huertas escolares; realización de cortometrajes; creación de brigadas de alumnos para difundir y controlar residuos en la escuela; realización de distintos tipos de hornos solares, calefacción solar y pantallas colectoras de energía; maquetas; encuestas; relevamientos; visitas a lugares referenciales; charlas de profesionales y sistema de aprovechamiento de agua de lluvia.