Arrancó el recambio de techo en la emblemática escuela Corrientes

Economía enero 7, 2017 10:09 am

La obra, que tendrá una inversión final de $5,5 millones, ya está adjudicada y la empresa encargada de abordarla, comenzó con algunos trabajos en los cielorrasos. El objetivo es finalizar para mediados de 2017.

La Subsecretaría de Infraestructura Social Básica comenzó el remplazo definitivo de toda la cubierta de techo de la escuela 1-055 Corrientes, de San Martín, obra muy anhelada y ansiada por su comunidad educativa.
 
Ya está concluido el proceso administrativo de adjudicación y la firma Palazzini, única empresa que compró los pliegos y expuso su propuesta económica, inició algunos trabajos en los cielorrasos del emblemático establecimiento del este provincial.
 
De esta manera, la escuela Corrientes tendrá nuevo techo y habrá hecho realidad una obra dilatada durante más de cinco años desde que la cubierta comenzó a presentar serios problemas de filtraciones.
 
El objetivo de Infraestructura Social Básica es que docentes y alumnos de la Corrientes puedan contar con las flamantes refacciones en julio de 2017.
 
“Luego de haber sufrido varios contratiempos llamamos a licitación y en esta oportunidad se presentó la empresa Palazzini, que finalmente hará los trabajos. Ahora confiamos en que la obra pueda terminarse a mediados de año”, indicó el subdirector de Mantenimiento y Reparaciones de escuelas, Emilio Pastorino.
 
Según consta en los pliegos, los trabajos tendrán un plazo de ejecución de 6 meses y en primera instancia, demandarán una inversión oficial superior a los $5.500.000. Los recursos que se utilizarán para financiar las tareas provendrán íntegramente del presupuesto provincial.
Detalles de la obra
 
La importante obra contempla un recambio de 1.900 metros cuadrados de cubierta de techo (actualmente, de tejas coloniales y entablonado de madera) por una estructura más liviana compuesta por chapa de zinc enmalletada, hierros y aislantes.
 
Además, está previsto el remplazo de la totalidad del cielorraso suspendido existente por otro de yeso y la reparación integral de toda la instalación eléctrica, que también está deteriorada por el paso de los años y la incidencia de las lluvias.
 
Mientras dure la obra, los alumnos no serán trasladados. Sucede que las tareas se harán por tramos y se tomarán todos los recaudos de seguridad necesarios para aislar a los chicos y docentes de los trabajos.