Evoluciona favorablemente la salud del oso polar Arturo

Ambiente mayo 11, 2016 8:33 pm

La Secretaría de Ambiente y Ordenamiento Territorial a través de la Dirección del Zoológico brindó una conferencia de prensa para informar sobre el procedimiento de anestesia general que se le aplicó al animal y para realizarle varios estudios.

Se realizó hoy en el Zoológico de Mendoza un operativo coordinado entre especialistas de diversas instituciones para anestesiar al oso polar Arturo y efectuar un chequeo completo de su estado de salud.

El proceso permitió llevar a cabo estudios como xamen clínico completo, radiografías, ecografías, endoscopía, toma de muestra de sangre y examen ocular para definir las causas del decaimiento en la actividad física, pérdida de apetito y disminución visual observados en los últimos días.

Según informaron los especialistas, la anestesia implicaba un riesgo significativo, dada la edad avanzada de Arturo, por lo que el protocolo de acción fue cuidadosamente definido con profesionales en la materia, nacionales e internacionales. En principio, el animal no muestra signos de tener una patología significativa.

En los próximos días se tendrán más precisiones, cuando se obtengan los resultados de todos los estudios. Por el momento, Arturo permanecerá alejado del público y monitoreado especialmente hasta asegurar la estabilidad de la recuperación de la anestesia.

La Asociación Amigos del Oso Polar Arturo y la experiencia y disposición de la Fundación Temaikén para dirigir la sedación fueron de vital importancia para garantizarle una mejor calidad de vida al oso.

Los profesionales del Zoológico, de la Fundación Temaikén y expertos mendocinos convocados realizaron todos los estudios que permitirán definir cuál es el estado clínico del animal y el motivo de los signos de decaimiento observados.

El operativo requirió una logística especial por parte del personal del Zoológico para adecuar las instalaciones del recinto de Arturo para la intervención. El trabajo estuvo bien articulado y se realizaron todos los estudios previstos en el tiempo definido.

Al finalizar el procedimiento, se montó una guardia permanente para observar la evolución del oso. A pesar de que la recuperación de la anestesia demoró algo más que lo previsto, Arturo reaccionó satisfactoriamente y hoy se encuentra estable y muestra apetito y comportamiento normal.