Comenzaron a desmontar las tejas del techo de la escuela Corrientes

Economía enero 14, 2017 8:40 am

Se trata de los primeros grandes trabajos en el recambio total de la antigua cubierta en el emblemático establecimiento, obra que tendrá una inversión superior a $5,5 millones. También se retiraron cielorrasos. El objetivo es que los trabajos estén terminados a mediados de 2017.

Sin pausa, la Subsecretaría de Infraestructura Social Básica continúa con el remplazo definitivo de toda la cubierta de techo de la Escuela 1-055 Corrientes, de San Martín, obra muy anhelada y ansiada por su comunidad educativa.
 
En este sentido, esta semana la empresa encargada de los trabajos comenzó a desmontar todas las tejas de estilo colonial que cubre todo el techo del emblemático establecimiento educativo del este provincial. Además, ya inició el retiro de los cielorrasos, que también presentaban un desgaste importante debido a la antigüedad del edificio.
 
A estas tareas se sumará el arreglo definitivo de todo el sistema eléctrico de la escuela, dado que asimismo ha sufrido el paso de los años y requería una urgente intervención para que el inmueble funcione a pleno.
 
Según consta en los pliegos, los trabajos tendrán un plazo de ejecución de seis meses y, en primera instancia, demandarán una inversión oficial superior a $5.500.000. Los recursos que se utilizarán para financiar las tareas provendrán íntegramente del presupuesto provincial.
 
De esta manera, la escuela Corrientes tendrá nuevo techo y habrá hecho realidad una obra dilatada durante más de cinco años desde que la cubierta comenzó a presentar serios problemas de filtraciones.
 
El objetivo de Infraestructura Social Básica es que docentes y alumnos de la escuela Corrientes puedan contar con las flamantes refacciones en julio de 2017, pero una gran parte del inmueble estará funcional desde el mismo inicio del ciclo lectivo, los primeros días de marzo.
 
“Luego de haber sufrido varios contratiempos y postergaciones, por distintos motivos, confiamos en que la obra pueda terminarse a mediados de año”, indicó el subdirector de Mantenimiento y Reparaciones de escuelas, Emilio Pastorino.
 
La importante obra contempla un recambio de 1.900 metros cuadrados de cubierta de techo (actualmente, de tejas coloniales y entablonado de madera) por una estructura más liviana compuesta por chapa de zinc enmalletada, hierros y aislantes.
 
Además, está previsto el remplazo de la totalidad del cielorraso suspendido existente por otro de yeso. Y la reparación integral de toda la instalación eléctrica, que también está deteriorada por el paso de los años y la lluvia.
Los alumnos no serán trasladados a otro edificio cercano mientras la obra se encuentre en ejecución en la Corrientes: las tareas se hará por tramos y se tomarán todos los recaudos de seguridad necesarios para aislar a estudiantes y docentes de los trabajos.