“Con el vino en la piel” hizo vibrar al Frank Romero Day  

Cultura marzo 6, 2017 8:44 am

El espectáculo, bajo la dirección de Héctor Moreno y con guión de Claudia Guzmán, contó el viaje del hombre hasta su vino. Más de mil artistas en escena fueron los protagonistas de esta puesta.

Con el vino en la piel se basó en un texto poético que rindió homenaje a nuestro pueblo viñatero, a la Gesta Sanmartiniana del Cruce de los Andes y a los artistas mendocinos.

Juan Draghi Lucero, Tito Francia, Leonardo Favio, Armando Tejada Gómez, Abelardo Vázquez, Eliana Molinelli y Roberto Rosas, entre otros, estuvieron presentes en este espectáculo a través de textos y representaciones.

Un árbol, como lazo entre el hombre y el cielo como sentido de pertenencia que nos aferra a esta tierra, las raíces, representó la vida en Mendoza con nuestras costumbres y tradiciones.

Vino y piel bien nuestra

Los sonidos de la orquesta, con la dirección de Claudio Brachetta, interpretaron la Obertura Sanmartiniana, en homenaje a los 200 años de la Gesta Libertadora. Así comenzó la fiesta, con un malambo fundido con los acordes del Himno Nacional incluido, que cosechó los primeros aplausos y la ovación del público.

Los Latidos de identidad se presentaron a través de tambores raucos que celebraron la integración latinoamericana. Imágenes de distintas ciudades y rostros de nuestro continente se proyectaron jugando con los colores de las tradicionales cajas lumínicas, que también continuaron en el escenario.

Además, la escena El legado de la palabra mostró a los grandes de la literatura mendocina. Armando Tejada Gómez, con niños recorriendo la escena, corriendo, remontando barriletes y jugando con barcos de papel, presentaron el poema Hay un niño en la calle. De la misma manera, se danzaron con tonada y gato las leyendas de Juan Draghi Lucero, las imágenes y la fantasía. Un dragón y bailarinas enfundadas en trajes que parecían fuego representaron el estilo artístico de Abelardo Vázquez.

76v

El otoño, como la paleta de colores de Mendoza, mostró a nuestros grandes pintores Fernando Fader, Juan Scalco y Marcelo Santángelo. Pinceles, paletas de colores y cuadros fueron parte de la utilería que expuso nuestro Horizonte de oro.

El espíritu huarpe late en nuestra sangre y a través de la danza de los telares, El telar de las arenas mostró a los pueblos originarios, constructores de nuestra identidad. Canoas surcaron el agua de la laguna artificial del escenario acompañadas de la voz de Marcelino Azaguate.

El espectáculo destacó la importancia de la llegada del inmigrante para la evolución de la industria vitivinícola. Las parras inmigrantes, manos que se sumaron a otras manos, todas las sangres y la fusión de razas. Tarantela, polka y milonga para bailar a lo grande.

En Fantasía nocturna en viñedos, tachos y zapas iluminados danzaron una cueca interpretada por Los Trovadores de Cuyo, y las luciérnagas aportaron imaginación al escenario del Frank Romero Day. Héctor Moreno bailó con la reina nacional de la Vendimia 2016, Giuliana Lucoski, en un escenario montado especialmente en el centro del teatro

Un mensaje de la Virgen de la Carrodilla al pueblo, en la voz de Silvia del Castillo, emocionó al público, que agitaba sus pañuelos para saludar a nuestra Patrona de los Viñedos. También los artistas se tomaron de las manos con el público en un verdadero Manantial de fe.

Las Mujeres guitarra ofrecieron con un vals su homenaje a los músicos Hilario Cuadros, Tito Francia y Félix Dardo Palorma

Cintas cinematográficas rodaron por las tablas del teatro griego y la representación de los actores de distintos pasajes de películas de nuestro gran Leonardo Favio. Con los acordes de Soleado, de la banda musical de Nazareno Cruz y el Lobo, el cineasta mendocino tuvo su reconocimiento y la aclamación de los asistentes.

La tecnología en la industria del vino estuvo presente y atravesando la fantasía del arte reconoció a los escultores Eliana Molinelli y Roberto Rosas. Sierras, tornos, metales y fundidoras para el proceso de muestra industria madre.

El Poema del vino sintetizó en bellas palabras el vino que soñamos, la fuerza de nuestra identidad y la danza impecable del bailarín invitado: Jonathan Luján.

Un vino para todos, que nos une en cada brindis y el Brindis final, con el escenario pleno de magia, el color y el brillo de cada Vendimia. Un homenaje a los verdaderos protagonistas de esta fiesta: los trabajadores de nuestra tierra.


NOTICIAS RELACIONADAS

Cultura Viernes 21 julio, 2017

Literatura: Fernando Ariel Carpena ganó el Certamen Vendimia  

Se trata del autor del libro “Luana, una historia de África”, la obra seleccionada en la sección Infanto-Juvenil.