Estado de las cuencas hídricas provinciales

Irrigación mayo 27, 2017 12:27 pm

El Boletín Hidronivometeorológico del Departamento General de Irrigación se puede consultar en www.agua.gob.ar.

A fines de medir y establecer el estado actual de los ríos y embalses de la provincia, el Departamento de Hidrología, a través de la Dirección de Gestión Hídrica del Departamento General de Irrigación, produce diariamente una síntesis del estado de las cuencas provinciales para el conocimiento de los distintos sectores vinculados con la gestión y uso del agua.
Se trata de conocer los volúmenes y caudales de los ríos, embalses y arroyos, a partir de la información que entregan estaciones remotas distribuidas en el territorio provincial. En verano mide caudales y en invierno mide nieve. Y esto se esboza en el boletín con gráficos que muestran la evolución de las mediciones desde al menos los últimos diez años. Por ello es que es requerido no sólo por sectores vinculados al uso y gestión del agua sino también por productores e investigadores del recurso.
“Como Mendoza es un desierto y solo el 4% de sus tierras está irrigada, aquí el tema del agua y su cuidado es fundamental. Históricamente, Irrigación le ha dedicado especial atención a la medición, por eso es que hoy podemos hablar de series históricas de al menos cien años”, aseguran desde el Departamento de Hidrología, donde elaboran el Boletín Hidronivometeorológico, que se puede descargar desde la web www.agua.gob.ar.
Cómo se realiza el boletín
Nuestros ríos tienen un régimen termonival, es decir que dependen de la precipitación de agua en forma sólida en alta cordillera. En el verano, con la temperatura, la nieve se funde y así se originan los caudales en los ríos.
“El trabajo nuestro consiste en medir la nieve y la meteorología porque es un valor que nunca se había tenido en cuenta y es muy importante. Medimos nieve, su calidad, nieve seca, nieve húmeda y a partir de allí evaluamos la cantidad que hay en cada una de las cuencas, más los vuelos en helicóptero que hacemos en el invierno para dar una vista general a todas las cuencas. En función de todo esto, hacemos una visión cuantitativa de acuerdo con lo que marca la estación, y cualitativa, según la observación que se realiza”, sostienen.
De acuerdo con la evaluación que se realiza de esa nieve además, surge el Pronóstico de Escurrimiento, que todos los años presenta Irrigación, en donde se estima el tipo de año hídrico. Este pronóstico está directamente relacionado con el cronograma anual de erogaciones que se realiza para el sistema hídrico de Mendoza y con el manejo de los embalses para la provisión de agua para riego, energía y consumo, entre otros usos.
El pronóstico de escurrimientos de agua superficial presentado por Irrigación sostuvo que el año hidrológico 2016-2017 sería medianamente pobre para los ríos Mendoza, Tunuyán, Diamante y Atuel, en tanto los ríos Malargüe y Grande entre seco y pobre, respectivamente. Por ello contar con herramientas que permitan el monitoreo constante del recurso es fundamental.
El Boletín Hidronivometeorológico es una herramienta más con la que cuenta Irrigación para la eficiencia en el almacenamiento y distribución de nuestro recurso. Quienes deseen consultarlo pueden hacerlo en la web www.agua.gob.ar.