Dos empresas compiten por ampliar y refuncionalizar la escuela Olazábal

Economía diciembre 15, 2016 11:05 am

Se trata de la UTE Iron SA con Calzetta SA y Planinka SRL, que buscan abordar los trabajos en el establecimiento de Luján de Cuyo. La obra está en proceso de adjudicación y se prevé que comience a mediados de enero de 2017. Inversión es de casi $20 millones.
 

Si no ocurre ningún contratiempo que postergue su inicio, la Subsecretaría de Infraestructura Social Básica tiene previsto comenzar, a mediados de enero de 2017, la ampliación y refuncionalización integral de la Escuela 4-033 Laureana Ferrari de Olazábal, de Luján de Cuyo, cuyo edificio fue seriamente afectado por un sismo en 2015.
 
Dos empresas presentaron sus propuestas económicas y para asumir la ejecución de la importante obra: la constructora Planinka SRL y la UTE Iron SA con Calzetta SA.
 
Ambas firmas ofertaron montos muy cercanos al presupuesto oficial ($19.304.983,82) y avanza el proceso de adjudicación, con el objetivo de iniciar las tareas en enero.
 
Infraestructura Social Básica busca concretar la obra lo antes posible y dejar así solucionados definitivamente los inconvenientes estructurales que sufrió el inmueble educativo lujanino a raíz de un fuerte sismo ocurrido en la provincia en 2015.
El plazo de ejecución de los trabajos es de 450 días y está previsto que estén concluidos a principios de 2018, en coincidencia con el inicio del ciclo lectivo de ese año. La obra será financiada con fondos provenientes del Ministerio de Educación y Deportes de la Nación.
 
Escuela Olazábal
Más allá de la concreción de esta obra de fondo, Infraestructura Social Básica ya intervino en febrero de este año a la escuela Olazábal. Fue a través de reparaciones que resolvieron provisoriamente los problemas edilicios que le ocasionó el movimiento telúrico de 2015, con el objetivo de habilitarlo para el inicio del ciclo lectivo y recibir a los más de 500 alumnos que posee actualmente la matrícula.
 
Estos trabajos demandaron una inversión de $660.000 e incluyeron la realización de importantes refuerzos estructurales y apuntalamientos de muros que garantizaron el normal dictado de clases para docentes y alumnos.
 
“La Olazábal fue una de las escuelas que sufrieron el sismo de 2015. Tuvimos que intervenirla con refuerzos estructurales y otros trabajos para que este año pudieran arrancar las clases allí. Ahora el edificio necesita una obra de fondo y por eso vamos a realizar esta ampliación y refuncionalización tan importante”, señaló el subsecretario Guillermo Carbonell. Y agregó: “Pretendemos comenzar las tareas en enero, lo antes posible, para que también tengamos una escuela prácticamente nueva lo más rápido que se pueda. Hace muchos años que el edificio requiere de esta mejora”.