El Gobierno firmó el decreto para la reingeniería de Potasio Río Colorado

Economía diciembre 5, 2016 6:05 pm

Con la modificación al proyecto original, se busca volver competitivo el proyecto malargüino para atraer potenciales inversores. La empresa tendrá 30 días para iniciar los estudios de prefactibilidad.

Mediante la firma del Decreto Nº 1749, el Gobernador Alfredo Cornejo dio el aval para que la empresa Vale realice una reingeniería al proyecto original de Potasio Rio Colorado que le permita determinar su pre-factibilidad y volverlo atractivo para sumar un socio mayoritario al proyecto.

De esta forma, la minera Vale tendrá un plazo de 30 días para contratar una consultora internacional e iniciar un estudio de Pre-Factibilidad, denominado FEL2, que plantee una restructuración del proyecto para reducir su capacidad de producción de 4 millones de toneladas al año a 1.400.000 tn/año, y de esta manera volver al proyecto factible en las actuales condiciones de mercado.

A su vez, la readecuación del proyecto evaluará la posibilidad de implementar nuevas soluciones logísticas que le permitan reducir el monto de las inversiones necesarias para llevar el proyecto a su etapa de explotación, logrando así obtener más alternativas de financiación.

Potasio Rio Colorado, suspendido desde el 2013, se vio afectado por el contexto macro económico actual y la caída de los precios internacionales del cloruro de potasio, motivo por el cual la búsqueda de inversores es necesaria para volver competitivo el proyecto malargüino.

Una vez que se tengan los resultados del FEL2 y dentro de los tres meses, la minera podrá realizar una licitación privada internacional para atraer a los potenciales inversores. Junto con el inversor, la Vale deberá realizar el estudio de Factibilidad o FEL3 dentro de los 60 días de entrada en vigencia del compromiso firmado con el socio capitalista.

En caso que no se presenten inversores, la compañía está obligada a rehacer los estudios cada vez que se verifiquen cambios en las variables principales y que permitan inferir mejoras en el proyecto, tales como cambios en precio, intereses, Capex, Opex, tipo de cambio, entre otros.

Si al cabo de 2 años no se consiguen inversores, las partes se reúnen y pueden dar por terminado el acuerdo o renovar si hubiera una clara indicación de poder avanzar en un tiempo determinado.