El juego clandestino será penado

Uno de los objetivos de las autoridades del IPJyC cuando asumieron la gestión fue contar con nuevas herramientas para combatir esta modalidad.

El juego clandestino es una gran preocupación provincial y nacional, ya que esta modalidad ha crecido en estos últimos años. Mendoza avanza en la búsqueda de herramientas para desalentar y penar esta práctica.

A través de un proyecto impulsado por el senador provincial Marcelo Rubio, el pasado 13 de diciembre, la Cámara Alta dio media sanción a la creación de la Unidad de Prevención, Detección y Erradicación del Juego Clandestino en el ámbito del Instituto Provincial de Juegos y Casinos de Mendoza.

El proyecto contempla la modificación de la ley 3365, comprendido en el Código de Faltas que, si bien ya prevé penas contra el juego clandestino, con la reforma, busca alcanzar sanciones más graves para quienes se muevan en el marco de la ilegalidad.

Este proyecto fue presentado en 2007 en la Legislatura mendocina y es a través de las gestiones del actual gobierno y del senador Rubio, que se pudo lograr este año la media sanción. La preocupación sin dudas ha sido el avance del juego clandestino y sus consecuencias sociales.

Beneficios para el conjunto social

Se estima que el juego ilegal en la provincia recauda cifras similares o más altas que el juego legal. Lo que, además de perjudicar las arcas del Estado, trae aparejado un conjunto de ilegalidades. Aproximadamente, la quiniela oficial recauda unos $100 millones mensuales.

Si bien básicamente el proyecto prevé la erradicación del juego ilegal, con él se pueden recuperar amplios beneficios para el conjunto de la sociedad mendocina, ya que el dinero que circula por caminos de ilegalidad, se volcaría a programas de salud, cultura y deporte. También la expectativa está puesta en bajar los niveles de inseguridad y otros delitos relacionados con el juego ilegal.

Este avance en la implementación y el alcance de este proyecto, modificaría la intensidad con la que deberán interactuar y coordinar estrategias justicia, seguridad y el instituto.

El IPJyC deberá cumplir con un trabajo de investigación e inteligencia para detectar dónde se encuentran estos casos. Incluso se ha pensado en la creación y puesta en marcha de un 0800 para recibir denuncias anónimas. Por su parte, la Justicia deberá priorizar y buscar las herramientas legales necesarias para que el Ministerio de Seguridad pueda intervenir a través de la fuerza policial.

 Alcances del proyecto

La provincia de Mendoza no tiene una ley que actúe directamente sobre el juego clandestino. Este sólo es citado en el Código de Faltas, en sus artículos 66 a 74. Las multas que prevé este código van de mil a $10 mil,  en casos de reincidencia para las contravenciones que describe. El código data de 1966, por lo cual es obvio que los montos de las multas y lo que se considera como una falta han sufrido importantes cambios con el correr del tiempo, sobre todo por la expansión que ha tenido el juego clandestino en los últimos años.

Con la modificación del código, el juego clandestino ya no será considerado una falta sino un delito, por lo cual los montos de las multas cambiarán y la penalidad será mucho más fuerte, teniendo en cuenta que quienes practican la ilegalidad en los juegos de azar obtienen ganancias sustanciales.

Además de los juegos de mesa y quiniela clandestina, el proyecto alcanzaría todo tipo de carreras de animales en las cuales haya una apuesta de por medio y sean realizadas sin la autorización necesaria del IPJyC.


NOTICIAS RELACIONADAS

La Escuela de Equinoterapia recibió el dinero recaudado durante el clásico Vendimia

Autoridades del Instituto Provincial de Juegos y Casinos y representantes de la Escuela de Equinoterapia firmaron esta mañana un acta que permite entregar el dinero recaudado en el estacionamiento del Hipódromo durante el Clásico Vendimia.