El nuevo servicio de cirugía trajo beneficios al Valle de Uco

Salud agosto 10, 2017 1:35 pm

Operó a 350 niños entre urgencias y cirugías programadas y se han evitado 1.600 derivaciones, por lo que el servicio de salud también tiene una parte social. Evitó demoras y gastos en los traslados e internaciones innecesarias, tanto para el Estado como para las familias.

El año pasado, el Gobierno de Mendoza habilitó esta asistencia en el Hospital Scaravelli y fue un gran paso para la salud de los niños de todo el Valle de Uco. Anteriormente, por cualquier eventualidad con posible intervención quirúrgica, los niños y sus familias debían trasladarse al Hospital Notti.

El servicio fue inaugurado en marzo de 2016 en el Hospital Regional Antonio J. Scaravelli, con el objetivo de realizar cirugías de baja y mediana complejidad en niños de toda la región.

Desde el año pasado, han sido operados 350 niños entre urgencias y cirugías programadas y se han evitado 1.600 derivaciones. Por ello, el servicio de salud también tiene una parte social, que es contener las necesidades locales, evitar demoras y gastos en los traslados e internaciones innecesarias, tanto para el Estado como para las familias.

“Nos llamaba la atención la cantidad de pacientes que llegaban al Hospital Notti. Observábamos una gran cantidad de niños que llegaban a veces por intervenciones mínimas, por interconsultas con cirujanos,y que incluso no se operaban, pero por protocolo debían quedarse internados dos días, con todo lo que implica para las familias ese traslado, muchas veces familias humildes y con más hijos. Sin contar que por atender emergencias, reprogramábamos cirugías y se alargaba la espera”, explicó Antonio Esteves, uno de los profesionales que componen este equipo médico.

Tras la aprobación de su proyecto, los tres cirujanos pediátricos se trasladaron a vivir en el Valle de Uco. “La idea era viajar cuatro días, pero desde el Ministerio de Salud nos pidieron vivir en la zona”, explica Esteves. Afirmó además que desde un primer momento se contó con el apoyo del Gobierno de Mendoza, que brindó todas las condiciones para llevar adelante un cambio estructural en la salud regional.

Necesidad real

Las estadísticas muestran que la necesidad observada era real y que tras la implementación del nuevo servicio, se modificó sustancialmente la calidad de atención en la salud de los niños y el acceso a la atención. Incluso, en algunos casos la posibilidad de diagnosticar a tiempo y salvar la vida.

El equipo integrado por Vanesa Rodríguez, Federico Sánchez Esteves y Antonio Esteves mantiene guardias pasivas los 365 días del año y las 24 horas. Realizan cirugías programadas y atienden urgencias. El servicio de consultorio que se brinda por la tarde en el Hospital Scaravelli también se traslada a los hospitales departamentales, desde donde se programan cirugías.

“Algunos dormían en la guardia. Había familias que se volvían y les habían robado. Otras, muy humildes, que perdían la cirugía o el turno porque no tenían dinero para el pasaje. Padres que perdían días de trabajo o familias que quedaban lejos de los pequeños intervenidos. Todo esto hemos evitado”, relata el grupo de médicos. Sostienen gratamente una interacción más personalizada que se ha generado con los habitantes del lugar. “Evidentemente, la necesidad era muy grande, porque la gente nos demuestra habitualmente un profundo agradecimiento”.

“Las ganas de hacer son la locomotora y eso se notó en la gente que trabaja en el hospital. Tenían muchas ganas de tener este servicio porque siempre nos ha acompañado. Hemos planteado y siempre se ha resuelto. Los trabajadores del hospital se han adaptado a atender niños, tanto el sector de enfermería como los instrumentistas, los anestesistas y demás trabajadores de este hospital. El recurso estaba, la necesidad aún más, sólo había que tener ganas y hacerlo”, sintetizó Esteves.

La proyección

Tras la instalación del quirófano pediátrico, el servicio del Scaravelli va por más. Está en proceso de adquirir equipamiento específico para realizar cirugías laparoscópicas, las cuales son menos invasivas y con posoperatorios más sosegados. Este instrumento fundamental para este tipo de operaciones costará más de 2 millones de pesos y servirá tanto para operaciones de adultos como de niños y la licitación está en proceso.