José Bermúdez: “En cada trabajo intenté expresar mi esperanza”

Cultura septiembre 22, 2015 7:42 am

Es dibujante, pintor y escultor mendocino y ha sabido ganarse el cariño de los mendocinos que lo vieron nacer y desarrollarse como artista. Hoy, a sus 92 años, la obra “El ángel en el jardín” embellece el Itinerario Visual Mendocino de Casa de Gobierno

El artista plástico sanrafaelino José Bermúdez nos subyuga con sus creaciones y su contagiosa energía. Proveniente de una humilde familia, Bermúdez pasó al mundo del arte por invitación de Vicente Lahir Estrella, quien lo convocó para participar de la Escuela de Pintura al Aire Libre que funcionaba en el Parque General San Martín. Allí se inicia en la interpretación del paisaje mendocino. Posteriormente, se graduó en la Academia Provincial de Bellas Artes.

En sus comienzos, su obra se afirma en el realismo social y en una actitud de compromiso social propia del militante. Establece contacto con artistas del ámbito nacional como Juan Carlos Castagnino, Antonio Berni y Demetrio Urruchúa, también ligados a una producción con una clara vocación política y social. Participa también en el movimiento muralista, junto con Luis Quesada y Vicente Lahir Estrella.

Sus obras siempre tienen como centro al hombre, sus características, sus vivencias, sus circunstancias. Sus creaciones, como él mismo advierte, han sido producto de diversas influencias y cambios a través del tiempo.

Quienes vayan a Casa de Gobierno podrán apreciar las obras de este gran artista en el 6º piso, que integran el Itinerario Visual Mendocino, iniciativa que se concreta desde el Ministerio de Cultura a través de la Dirección de Patrimonio Cultural y tiene como concepto poner en valor el trabajo de artistas plásticos contemporáneos locales de dilatada trayectoria.

Es así que obras de los maestros Luís Quesada, Juan Giménez, Ángel Gil, Alfredo Ceverino, José Bermúdez, Antonio Sarelli, pueden ser apreciadas a gran escala en cada piso del edificio.

Itineraro Visual 19

José Bermúdez un artista

El día de la inauguración del espacio en Casa de Gobierno declaró que las obras no llegan por casualidad, sino con la historia de uno. ¿Cuál es esa historia que lo llevó a dedicarse al arte?  

Desde que era niño, en la escuela primaria, he participado con mucho gusto en todos los eventos plásticos que me fueron presentados, sin pensar que ello fuera mi destino y para siempre. Cuando tenía 12 años aproximadamente, vendía diarios en el Parque General San Martín. En mi recorrida habitual solía encontrarme con un grupo de jóvenes dibujando bajo la inspección de Vicente Lahir Estrella. Se trataba de un aula al aire libre que despertó mi curiosidad.

Fue entonces que el pintor percibió mi interés y propuso comprarme el diario los domingos con la condición de que me quedara a dibujar en su clase. De esa manera se convirtió en mi primer maestro de la que sería mi profesión.

¿Actualmente está elaborando algún proyecto?  

A esta altura de mi vida, a los 92 años, ya tengo realizados mis proyectos, tanto como dibujante, pintor o escultor. Pero actualmente estoy elaborando un inventario digital de cada una de mis obras, con la ayuda de un joven estudiante de Historia del Arte. Este trabajo cuenta con todos los detalles de tamaño, técnica utilizada y ubicación actual.

¿Recuerda el momento más emotivo de su carrera?

Los momentos más emotivos de mi evolución como artista fueron aquellos en los que pude superar, con mi oficio, mis necesidades artísticas.

A su edad ha vivenciado muchos cambios sociales, políticos, culturales, económicos ¿Cuáles de ellos rescata como positivos en la actualidad?

De los momentos sociales más significativos que he vivido debo destacar aquellos que pudieron estimular mi accionar en el campo del arte, como publicaciones en diarios, revistas y libros.

¿Cómo define la cultura de estos días?

La cultura del mundo en estos días tiene y ha tenido infinidad de luchas y encuentros con todo lo negativo y positivo de la vida .Hemos querido ser y crecer en una dispar confrontación, teniendo a favor la vida, el amor a la belleza y la verdad.

¿Cómo ve a Mendoza, respecto a otras provincias de nuestro país, en el desarrollo del arte visual en sus diferentes expresiones?

Creo que Mendoza no se queda atrás de ninguna provincia. Es notable la cantidad de jóvenes que el ambiente estimula en los diversos espacios culturales de la plástica.

Y con el arribo de las nuevas generaciones. ¿Cuál es su mirada frente a los artistas que están comenzando a transitar este camino, cómo ve ese futuro?

Para los artistas plásticos siempre es de estímulo que se aprecien sus obras.  Seguramente por su diversidad de contenido mostrarán el grado de cultura que expresa nuestra sociedad.

¿Cuál es la sensación de que se haya pensado en un proyecto que reúne a destacados artistas plásticos para embellecer los diferentes pisos de la Casa de Gobierno?

El tiempo pasa y los visitantes de la Casa de Gobierno pueden apreciar las obras que allí se exponen, dando al público una cálida recepción de belleza con las obras de los artistas que habitan nuestra provincia.

La vida generalmente incluye luchas, búsquedas, objetivos a cumplir ¿Siente que todavía hay algo pendiente para usted?

Lo pendiente para mi tiene mucho que ver con el arte. Es mi permanente necesidad y  no podré dejarlo de lado en toda mi vida. Desde lo personal me defino como un hombre que hizo lo que pudo, sin restar esfuerzo ni pasión por la naturaleza humana.

Si tuviese que escoger uno de sus trabajos ¿Cuál sería y por qué?

En cada trabajo mío, siempre intenté expresar mi fe, esperanza y necesidad de ser y crecer, como me reclamó la vida.