Ahora

Continúa la suspensión de las clases en Luján y Valle de Uco

La Filarmónica de Mendoza cerró la celebración de los 80 años de Casa de Mendoza

Casa de Mendoza abril 29, 2017 10:06 am

Fue en la sala Sinfónica del Centro Cultural Kirchner, conocida como “La ballena azul”. La representación oficial de provincia más antigua del país ofrece sus servicios en Buenos Aires para residentes mendocinos en Capital y para los interesados en conocer la provincia.

La casa de los mendocinos en Buenos Aires cumplió 80 años. Desde 1936, año en que se realiza la primera Fiesta Nacional de la Vendimia y en coincidencia con la inauguración del Obelisco, Casa de Mendoza, la representación oficial de provincia más antigua del país, ofrece sus servicios en Buenos Aires para residentes mendocinos en Capital y para todos los interesados en conocer la provincia.

En ese marco, el 20 de abril, la Orquesta Filarmónica de Mendoza se presentó como cierre de las celebraciones, con un  repertorio impactante, ante más de 1.800 personas, en la sala sinfónica del Centro Cultural Kirchner, conocida como “La ballena azul”.

Estuvieron presentes el secretario de Cultura, Diego Gareca; el director de Casa de Mendoza, Gustavo Videla, quien agradeció la importante gestión realizada por el secretario de cultura y su equipo al cerrar los festejos del aniversario de Casa de Mendoza con un evento de lujo. Asistieron además el vicepresidente del Ente Mendoza Turismo (Emetur), Lucas Quesada; la reina nacional de la Vendimia, Victoria Collovati, funcionarios de Cultura de Mendoza y embajadores de distintos países.

Por primera vez en 30 años, una de las instituciones artísticas más respetadas de la provincia y una de las orquestas más importantes del país actuó en Buenos Aires. Casi un centenar de artistas locales desplegó su talento, bajo dirección del maestro Gustavo Fontana, titular de la Filarmónica de Mendoza.

El programa estuvo compuesto por obras breves de Ástor Piazzolla y tuvo su principal desarrollo con dos obras inmensas del compositor checo Antonín Dvorak: el Concierto para Chelo y Orquesta, con Matías Longo como solista, y la Sinfonía del Nuevo Mundo.

Este concierto es fundamental en la historia de la orquesta, porque representa un inmenso desafío artístico y llevó al ámbito nacional el trabajo musical mendocino.​