La línea de alta tensión Nihuil IV en San Rafael tiene 75% de avance

Infraestructura mayo 27, 2017 12:25 pm

La obra optimizará la prestación del servicio eléctrico en cantidad, calidad y seguridad en todo San Rafael. En últimos tres, años ese departamento sufrió 700 cortes de servicio.

Los cortes del suministro eléctrico que afectan cotidianamente a la ciudad de San Rafael a causa de consumo elevado y por la antigüedad de las instalaciones tendrán prontamente una solución con la construcción de la línea de alta tensión Nihuil IV, que hasta la fecha presenta un avance de obra del 75%.

Según datos relevados por el Ente Provincial de Regulación Eléctrica (EPRE), 700 interrupciones del servicio eléctrico sufrieron los sanrafaelinos en los últimos tres años. En un cálculo rápido, se puede decir que se produjo un corte de luz cada día y medio que afectó diversas zonas o distritos.

La interconexión en 132 kilovoltios de tensión entre Nihuil IV y la estación transformadora de San Rafael optimizarán el servicio y le darán más confiabilidad al sistema. La obra prevé la ampliación de las estaciones transformadoras, la colocación de casi 30 kilómetros de línea aérea de alta tensión en 132 kilovatios y la construcción de 2 kilómetros de línea subterránea de alta tensión.

San Rafael era, hasta el momento, una de las pocas ciudades con más de 100 mil habitantes que poseía un sistema eléctrico de una sola entrada, lo que generaba inestabilidad e inseguridad.

A pesar de ser una obra largamente esperada por la comunidad de San Rafael, un grupo de 67 vecinos cuestionan el trazado de la ET Nihuil IV, porque pasa por su terreno. La semana pasada, el subsecretario de Obras Públicas, Daniel Chicahuala, se reunió con ellos y analizó cada uno de los casos, haciendo además una visita en terreno a cada propietario. “Escuchamos sus inquietudes y aunque la audiencia pública ya fue celebrada y el ENRE realizó las notificaciones formales, de igual modo hemos venido a evaluar el impacto que la obra generará en los terrenos afectados”, sostuvo el funcionario.

Cronología de un largo proceso administrativo

  • 8 de marzo de 2012: el Ente Nacional de Regulación de la Electricidad (ENRE) convocó a una audiencia pública en el recinto de sesiones del Concejo Deliberante de San Rafael. Por tratarse de una obra del sistema de transporte cuya jurisdicción es nacional, el ENRE se constituyó como organismo convocante e instó a todos los interesados a exponer sus puntos de vista sobre la construcción de la obra. En ese momento no se presentaron objeciones. Por lo tanto, la Nación siguió adelante con el proceso licitatorio.
  • 30 de marzo de 2012: se convocó en la Universidad Tecnológica a una nueva reunión, en la que se dieron a conocer detalles de la obra que permitirá despejar el riesgo de desabastecimiento eléctrico en caso de colapso o interrupción del único tendido que provee energía a la ciudad de San Rafael. De resultados similares al anterior encuentro, los especialistas y público no presentaron observaciones negativas al proyecto y fue otorgada la Declaración de Impacto Ambiental (DIA).
  • 10 de marzo de 2015: el Gobierno de Mendoza llama a licitación para construir la obra. En este proceso, las empresas Cartellone y la UTE conformada por Distrocuyo y Obras Andinas presentaron las propuestas técnicas, y fue elegida esta última. La obra fue postergada por la falta de los fondos específicos para comenzar a desarrollarla.
  • 23 de febrero de 2016: inicio de la obra con un plazo total de 540 días corridos y una inversión de $178 millones, que serán financiados con fondos provenientes de la venta de energía de la central hidroeléctrica en el mercado eléctrico mayorista nacional.