La modernización del Estado es uno de los ejes del discurso del Gobernador

Gobernación mayo 1, 2016 11:02 am

En el marco de un Estado transparente y abierto, Alfredo Cornejo dio a conocer que este tema será central este primer año.

“El proceso de modernización lo hemos enfocado desde la perspectiva tecnológica, la jerarquización del empleado público y desde el gerenciamiento del recurso humano, creando la Dirección General de Recursos Humanos y Función Pública para desarrollar políticas uniformes para el empleo público”, señaló Cornejo durante su discurso.

En este sentido, explicó que para que esto sea posible “este proceso deberá llevarnos a implementar el denominado gobierno digital, en el que aprovechando las potencialidades tecnológicas y de recurso humano con que cuenta la administración, se puedan aplicar a cambiar conceptualmente la forma en la que el ciudadano se relaciona con el Estado”.

El Gobernador señaló que “el proceso modernizador tiene su centro de gravedad en la jerarquización del empleado público. Casi la totalidad de los servicios que brinda se basa directa o indirectamente en un agente que hace posible la prestación. Este nuevo Gobierno entiende que la mirada hacia el empleo debe hacerse desde el respeto a la función, el reconocimiento de los derechos estatutarios, la relación seria y sincera entre todos los actores y la mirada siempre puesta en el destinatario del servicio, que es el ciudadano”.

Las medidas

Cornejo subrayó que “se establecieron gestos propios de austeridad, reduciendo fuertemente la planta de funcionarios políticos, tal como habíamos prometido, mediante una completa reorganización de los ministerios y las secretarías, que eliminó subsecretarías y direcciones. También se limitó la planta de asesores y funcionarios. Paralelamente, se remitió a esta Honorable Legislatura un proyecto convertido en ley, que consignaba el congelamiento de los componentes variables del salario del Gobernador”.

Dijo además que “otra de las medidas fue la vuelta a la legalidad en el sistema de designaciones. Así, por un esencial respeto al empleado público, se revisaron todas las designaciones que la anterior administración había hecho por fuera del marco legal, las que implicaron una postergación de su carrera administrativa”.

También se dispuso un proceso de paritarias con la mirada puesta en el servicio. “Ya antes de asumir se adelantó que este nuevo gobierno reivindicaba conceptual e ideológicamente este ámbito de discusión con los sindicatos, pero no desde el rol de patrón, ya que en el Estado la única patronal es el pueblo y el gobernador es un empleado con mayores responsabilidades, pero con la misma misión de servicio que el resto de los agentes, debiendo no obstante velar siempre por el interés colectivo antes que el sectorial”, concluyó.