Mendoza recuperó la condición de “Área libre de moscas de los frutos”

Gobernación diciembre 21, 2016 9:34 pm

La provincia vuelve a contar con una variable diferenciadora en los grandes mercados de concentración, tanto a nivel nacional como internacional. El Valle de Uco y el oasis Sur son las zonas más favorecidas. Audio.

El Gobernador Alfredo Cornejo, junto con el ministro de Economía, Infraestructura y Energía, Enrique Vaquié; Alejandro Molero, presidente del Iscamen, y al vicepresidente del Senasa, Guillermo Rossi, anunciaron la recuperación del estatus de “Área libre de moscas de los frutos” para Mendoza.

“Hemos recuperado el estado sanitario de nuestras frutas mendocinas, en particular en la zona del Valle de Uco y del Sur provincial, estamos libres de la mosca de los frutos”, destacó Cornejo en conferencia de prensa. Sostuvo que “es un objetivo que nos habíamos propuesto también con las autoridades del Senasa, con quienes hace unos meses visitamos la planta del Iscamen en Santa Rosa y nos propusimos dos objetivos: uno de corto plazo, que era recuperar el estatus sanitario en menos de un año, y lo estamos logrando después de haberlo perdido. Además, nos propusimos un objetivo más próximo para los cuatro años de mandato, y es que lográramos tener a la totalidad de la provincia en ese estatus. Venimos a ratificar este segundo objetivo y a comunicar que desde ahora estamos nuevamente en condiciones como hace un año”.

Según la Disposición Nº12/2016 del Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa) se restablecen los estatus de Área de escasa prevalencia para los oasis Norte y Este de Mendoza y Área libre de moscas de los frutos para el Valle de Uco y el oasis Sur de la provincia.

Los estatus de “Área de escasa prevalencia” y de “Área libre de moscas de los frutos” de los valles productivos de la provincia fueron suspendidos temporariamente por el Senasa, lo que disminuía significativamente las posibilidades comerciales de las frutas producidas en Mendoza.

La suspensión administrativa de los estatus fitosanitarios llevó a la necesidad de desarrollar protocolos de tránsito para posibilitar la comercialización de fruta fresca de Mendoza con la Patagonia. La situación en los oasis Centro y Sur fue muy compleja, debido a que antes de la suspensión, la fruta de esas áreas no contaba con ningún tipo de restricción para el ingreso a la Patagonia.

Este escenario activó acciones y medidas de control a fin de evitar la pérdida de esa oportunidad comercial para la producción local. Estas acciones se realizaron con apoyo técnico y supervisión del Senasa, sobre todo en establecimientos y propiedades agrícolas con interés marcado en comercializar en las provincias del Sur argentino.

A partir de esta suspensión administrativa, la provincia de Mendoza, a través del Ministerio de Economía, Infraestructura y Energía y del Iscamen, realizó gestiones para mejorar el control de la plaga y recuperar los estatus suspendidos.

Con ese objetivo, en julio se inició la liberación aérea de moscas del Mediterráneo esterilizadas en las zonas urbanas de la provincia. El propósito de la liberación de insectos estériles en esa época del año fue anticipar la emergencia natural de la mosca silvestre. Al mismo tiempo, se intensificaron las tareas de cura y cosecha gratuita de cítricos urbanos a través de las brigadas fitosanitarias.

En agosto, autoridades y técnicos del Iscamen participaron en Buenos Aires en la Mesa Nacional del Programa de Control y Erradicación de Mosca del Mediterráneo, donde se analizaron las acciones implementadas. En tanto, el Gobernador de la provincia, Alfredo Cornejo, y el presidente del Senasa Jorge Dillon, visitaron la bioplanta de producción de insectos estériles de Santa Rosa para interiorizarse sobre los puntos críticos de la producción y establecer acciones coordinadas entre el organismo provincial y el nacional de protección fitosanitaria.

En setiembre, técnicos del Senasa realizaron una supervisión técnica en los cuatro oasis productivos de Mendoza.

En octubre, se firmó un convenio para el desembolso por parte del Ministerio de Agroindustria de la Nación de aproximadamente 16 millones de pesos destinados a mejorar los procesos de la bioplanta. Además, una misión técnica de la Agencia Internacional de Energía Atómica (FAO-AIEA) se trasladó a Mendoza para realizar una consultoría sobre el proceso de producción y las acciones a campo del Programa de erradicación de la mosca del Mediterráneo en Mendoza.

El Gobernador, en este sentido, afirmó: “Estamos en condiciones de comercializar nuestras frutas, nuestros frutos en los principales mercados y particularmente donde habíamos ingresado con una fuerte presencia, como en la Patagonia. Es un gran aliciente para quienes están desarrollando esta tarea y para todos los mendocinos”.

Por su parte, Molero dijo que “el mercado de la Patagonia significa para los productores mendocinos un 46% de valor agregado a nuestra producción”.

Restablecimiento del estatus e implementación de nuevos procedimientos

Según lo indicado en la Disposición Nº12/2016, en su artículo primero, “se restablecen los estatus de área de escasa prevalencia y área libre de Mosca de los frutos de los valles productivos de la provincia de Mendoza, reconocidos oportunamente mediante las Disposiciones N° 1 del 18 de febrero de 2002, N°6 del 22 de agosto de 2003, N°15 del 7 de setiembre de 2004, N°5 del 29 de marzo de 2005 y N°17 del 4 de diciembre de 2006, todas de la Dirección Nacional de Protección Vegetal dependiente Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria”. Esto, habiéndose verificado por parte del Senasa las correcciones en los procedimientos que dieron origen a la suspensión

La disposición establece además los procedimientos para permitir la entrada de frutos producidos en la provincia de Mendoza con destino a las áreas libres de mosca de los frutos. Se trata de Sistemas de Mitigación de Riesgo para fruta con destino industria; pimientos de invernáculo; cerezas, damascos, nectarines, duraznos, ciruelas, peras y uvas de mesa. Estos procedimientos remplazan a los anteriores.

Importancia comercial de la recuperación de los estatus

Dada la condición diferenciada con respecto a la mosca del Mediterráneo en los oasis Centro y Sur -libres del flagelo-, Mendoza fue especializándose en el desarrollo del mercado patagónico de frutas y hortalizas. Estableció un vínculo comercial muy fuerte, tanto de fruta hospedera de la plaga como de frutas y hortalizas no hospederas, consolidadas para el tránsito entre ambas regiones.

Esta posibilidad comercial se debió al hecho de que la Patagonia también constituye un Área libre de mosca de los frutos reconocida internacionalmente. El Área libre de moscas de los frutos de Argentina se inicia en el Valle de Uco y se extiende hacia el Sur por todo el territorio patagónico.

De esta manera, el 63% de los productos frescos que ingresan a la Patagonia lo hace desde Mendoza. A su vez, representa el 23% de lo que egresa de nuestra provincia. Lo expresado muestra la importancia de esta sinergia económica entre el mercado mendocino de frutas y hortalizas y las provincias del Sur argentino.

En términos cuantitativos, Mendoza mueve aproximadamente 1.201.302 toneladas de  frutas y hortalizas frescas por año. Además, 725.927 toneladas de productos vegetales mendocinos se destinan al mercado interno. De este total, el 23% se dirige a la Patagonia, siendo un mercado interno diferencial (es reconocido internacionalmente como libre de moscas de los frutos), destino de variedades primicias y tardías, así como consolidación de cargas “verdulerías” entre otras características.

Tomando como referencia una canasta de productos vegetales representativa (45% de la canasta total), según datos de declaraciones juradas vegetales de tránsito, el valor bruto comercializado (sin descontar costos logísticos) en la Patagonia estaría en el orden de los 63 millones de dólares, logrando así un diferencial de ingreso de aproximadamente el 46,51% respecto de la misma mercadería (cantidad) comercializada en Mendoza.

Por otro lado, la condición de Área libre es un requisito excluyente para comercialización en los mercados internacionales más exigentes

Programa mosca del Mediterráneo

El propósito de este programa del Instituto de Sanidad y Calidad Agropecuaria Mendoza (Iscamen) es erradicar la mosca del Mediterráneo de los cuatro oasis productivos de la provincia, con el fin de alcanzar el reconocimiento internacional de Área libre de moscas de los frutos.

El incentivo para llevar a cabo el Programa de erradicación de la mosca del Mediterráneo es garantizar una condición mínima y necesaria para el acceso de los productos frutihortícolas provinciales a los mercados nacionales e internacionales.

Entre los factores que promueven las acciones de erradicación en la provincia, se destacan las condiciones agroecológicas y geográficas apropiadas para la producción de frutas y hortalizas de excelente calidad; la importante superficie con disponibilidad de agua y con posi­bilidad de ser incorporada al área productiva frutihortícola; la existencia de infraestructura adecuada (labo­ratorios, bioplanta de producción de insectos estériles, etc.) y recursos humanos profesionales capacitados para el desarrollo de los programas de control y erradicación de plagas

Técnica del insecto estéril

El control integrado consiste en la utilización de diversas técnicas conjugadas entre sí. Para el control de la mosca del Mediterráneo se utiliza en Mendoza fundamentalmente la Técnica del Insecto Estéril (TIE), que consiste en la cría masiva, esterilización y posterior liberación al medio ambiente de ejemplares machos esterilizados de mosca del Mediterráneo. Al cruzarse con hembras fértiles, no dejan descendencia. Además, acciones  de control químico (aspersión de insecticida cebo-producto orgánico específico) y control cultural (recolección y destrucción de frutos hospederos en áreas de detección de focos de la plaga) en las zonas urbanas de Mendoza, mediante la tarea cotidiana de brigadas fitosanitarias; análisis semanal de 4.711 trampas distribuidas en todo el territorio provincial y acciones de prevención y control legal en las barreras sanitarias ubicadas en todos los accesos a Mendoza.

La TIE es biológica por naturaleza, no tiene un impacto negativo sobre la biodiversidad y no daña el medio ambiente. El uso de agroquímicos se reduce y permite a los enemigos naturales actuar en contra de plagas secundarias. La TIE es específica a nivel de especies y ecológicamente segura y, a diferencia de otros métodos y agentes de control biológico, los insectos estériles liberados no se pueden establecer en el ecosistema y, por lo tanto, no tienen potencial para causar daños adversos sobre el medio ambiente.