Osvaldo Rosales: “Exportar hoy implica un esfuerzo adicional con tecnología, conocimiento y generación de clusters”

Economía mayo 8, 2016 8:30 am

El panorama mundial refleja una desaceleración. Qué pueden hacer nuestro país y Mendoza en el actual contexto es el eje del diálogo con un referente del comercio internacional, que también sugiere crecer en integración regional para estar más sólidos para negociar.

Es uno de los principales articuladores de la apertura de Chile a los Tratados de Libre Comercio y se desempeñó como director de la división de Comercio Internacional e Integración de la CEPAL (Comisión Económica para América Latina y el Caribe) y asesor de una decena de países. En las jornadas sobre exportación y atracción de inversiones de ProMendoza, Osvaldo Rosales compartió su percepción sobre el comercio internacional. Para penetrar en los mercados, le propone a nuestra provincia incorporar biotecnología en torno al vino y las viñas, apoyar la logística para reducir costos y elevar la productividad y la competitividad. El diálogo y la propuesta completa.

Cómo percibe el panorama actual del comercio internacional

Llevamos ya tres años de marcada desaceleración de las exportaciones mundiales y lamentablemente creo que no se puede esperar una expansión globalizada en los próximos dos años. Por eso el desafío es mayor, hay que diversificar, poner más énfasis en las políticas públicas que apoyen el despliegue exportador, principalmente con las pymes, hay que prestar más atención al mercado regional, interregional, América Latina y América del Sur en particular. Todo eso supone abordar con más acento el tema de infraestructura y logística, dar apoyo financiero, tecnológico y de capacitación a las pymes para que puedan abordar mejor esos mercados. Y en esas condiciones es posible esperar un mejor pie para el momento en que comercio mundial recupere las tasas de ecuación más cercanas al 5 o 6 %,a las que nos habíamos acostumbrado.

Y ¿respecto al panorama en América Latina?

El desempeño exportador de la región es el peor, básicamente por América del Sur, porque está muy concentrada en commodities y el siglo de los commodities parece haberse agotado o al menos, no tiene el dinamismo que tenía una década atrás. De manera que los países deben hacer un esfuerzo adicional para agregar tecnología y conocimiento a las exportaciones y generar clusters en torno a esos recursos naturales. Eso significa incorporar servicios y favorecer el vínculo de los recursos naturales con la manufactura. Por ejemplo, en el caso de Mendoza, hay que incorporar biotecnología en torno al vino y las viñas, apoyar la logística, de manera de reducir costos, elevar la productividad y la competitividad y que de esa forma se pueda penetrar en los mercados, que siguen siendo muy dinámicos.

¿Hay expectativa con el acuerdo Unión Europea-Mercosur?

Este es un tema de largo plazo, por lo que hay que mirar más el futuro que el pasado, es un error mirar este acuerdo por el retrovisor. Es decir, hay que pensar que en el 2030-40 este acuerdo estará vigente. Entonces, tenemos que preguntarnos cuál es la visión que tenemos para Argentina y para el Mercosur en el futuro y cómo este vínculo con Europa puede establecer una mejor inserción, incorporar en la lógica de cadena de valor, de conocimiento y en ese contexto, de repente, los temas que hoy parecen de difícil abordaje, quizás no lo son tanto si uno los proyecta al futuro. Y además, es fundamental crecer en integración regional para poder estar más sólidos para negociar.

¿Qué papel están jugando China y EEUU en la economía mundial?

Son las principales economías del mundo, algunos hablan del G2. Estamos entrando en una fase de difícil pronóstico, en donde hay dos poderes que empiezan a ver cómo dialogan para redefinir la gobernanza de la globalización de la economía en este siglo.

¿El progresismo político e integración van de la mano?

Hay algunos pensadores que creen que se pueden cerrar en materia de economía, mantener el proteccionismo de la década del 60 y que eso defiende a un país de las transnacionales y que es posible crecer con equidad, con justicia social, aislado del mundo. Eso, lamentablemente, no es posible. Por lo tanto, el desafío es crecer con equidad, integrándose a las corrientes de comercio, de inversión, manteniendo por cierto autonomía nacional pero incorporado al mundo, sin ninguna duda y fundamentalmente, incorporado a la región.

Hay una gran brecha entre la retórica integracionista y lo que realmente pasa. Hemos estado inundados de retórica progresista durante décadas y cuando uno escucha que nuestra conexión aérea con un país de la región es más costosa que ir a EEUU o a Europa, uno dice: ¿de qué estamos hablando?. Cuando mover un contenedor de una ciudad a otra es más caro que llevarlo a China, uno dice: por favor, ¿de qué integración estamos hablando?. Entonces, a veces, a Bolívar hay que actualizarlo a los nuevos tiempos y hay que ponerlo en sintonía con los desafíos del siglo XXI.

 

Articulador de aperturas comerciales

Osvaldo Rosales fue director de la división de Comercio Internacional e Integración de CEPAL y exdirector general de Relaciones Económicas Internacionales de Chile (2000-2004). También es uno de los principales articuladores de la apertura de Chile a los Tratados de Libre Comercio. Economista, licenciado en Ciencias Económicas de la Universidad de Chile; magíster en Economía, Escolatina, Universidad de Chile. Especializado en temas de desarrollo económico y de economía internacional. Ex-investigador y docente en la Facultad de Economía de la Universidad de Chile.

Ha asesorado a diversos gobiernos y a organizaciones empresariales de la región en temas de política económica, negociaciones comerciales y administración de acuerdos comerciales. Entre ellos, Colombia, Ecuador, Bolivia, Costa Rica, Panamá, Uruguay, Perú, Egipto y Corea del Sur.