Primeros fríos: controlar la calefacción en el hogar

Seguridad abril 14, 2017 12:35 pm

Defensa Civil recomienda usar artefactos de calefacción adecuados y ventilación permanente en los ambientes para evitar las intoxicaciones con monóxido de carbono (CO). Además, controlar estufas y calentadores con gasistas matriculados.

Debido a que el invierno se acerca y la temperatura comenzó a bajar, es necesario encender la calefacción en el hogar, por lo que Defensa Civil da algunas recomendaciones para evitar la intoxicación con monóxido de carbono (CO).

  • Verificar los artefactos e instalaciones por un gasista matriculado.
  • Las hornallas y el horno no son adecuados para calentar los ambientes.

El monóxido de carbono puede producirse cuando el gas (natural o de garrafa), el querosene, leña, alcohol o cualquier sustancia orgánica se quema de forma incompleta y no hay ventilación en la habitación.

Este monóxido se combina con la hemoglobina de la sangre (con una afinidad 250 veces mayor que con el oxígeno) y forman la carboxihemoglobina, la cual no puede transportar oxígeno a las células y provoca disminución de oxígeno (hipoxia) en los tejidos.

Causas que generan el monóxido de carbono (CO)

  • Insuficiente ventilación del ambiente en donde hay una combustión.
  • Instalación de artefactos en lugares inadecuados.
  • Mal estado de los conductos de evacuación de los gases de la combustión, desacoplados, deteriorados o mal instalados.
  • Quemador de gas con la entrada de aire primario reducida.
  • Acumulación de hollín u otro material en el quemador.

Señales

Hay algunas señales que pueden hacer sospechar la presencia del CO en el ambiente, como:

  • Llama de color amarilla o naranja en lugar de la azul normal. Esto es producto del carbono libre en estado de incandescencia.
  • Aparición de manchas, suciedad o decoloración de los artefactos, en sus conductos de evacuación o alrededor de ellos.

La mayor parte de los accidentes se producen en invierno, ya que, ante las bajas temperaturas, las personas tienden a recluirse en un ambiente y mantener cerradas todas las aberturas que en verano están abiertas (puertas y ventanas).

Prevención

Para evitar accidentes, la instalación de los artefactos debe cumplir con las condiciones de ubicación, ventilación y evacuación de gases producto de la combustión conforme a Reglamentaciones Técnicas Vigentes (NAG-200, Disposiciones y Normas Mínimas para la ejecución de instalaciones domiciliarias de gas). Es por eso que siempre debe ser realizada y controlada por un gasista matriculado.

Antes de encender el artefacto, hacerle un mantenimiento por un gasista matriculado.

¿Qué hacer frente a una intoxicación?

Ante la sospecha de intoxicación por monóxido de carbono, retire a los afectados del ambiente contaminado hasta un lugar donde puedan respirar aire limpio y fresco, además de llamar al médico de inmediato.

Si es posible, procure abrir puertas y ventanas, así como apagar la fuente emisora de monóxido de carbono.

Tipos de intoxicacion y síntomas

La absorción del monóxido de carbono y los síntomas resultantes dependen directamente de la concentración en el aire respirado, el tiempo de exposición y el grado de actividad de la persona.

El monóxido de carbono provoca dos tipos de intoxicación: la aguda, provocada por altas concentraciones, es mortal y no produce síntomas de advertencia significativa.

Y la crónica, que produce

  • sueño acumulativo
  • fuertes dolores de cabeza
  • náuseas
  • vómitos
  • zumbido en los oídos
  • impotencia muscular y somnolencia, pudiéndose confundir con un estado gripal o mala ingesta de alimentos.

La inhalación prolongada aumenta la somnolencia y provoca parálisis en los músculos del tórax, extremidades y laríngeos, lo que impide pedir ayuda. Sobreviene luego el desvanecimiento y más tarde puede producirse la muerte.