Ahora

Continúa la suspensión de las clases en Luján y Valle de Uco

Se puso en marcha el plan operativo para combatir la Lobesia botrana

Agroindustria febrero 23, 2017 3:23 pm

Hoy se reunió la comisión técnica asesora para comenzar a diseñar los términos de la licitación y posterior entrega de feromonas y químicos.

Los $400 millones dispuestos, por primera vez, por el Gobierno nacional para combatir la plaga de Lobesia botrana son un hecho y abrieron la puerta para comenzar a diseñar un plan efectivo para el control y la posterior erradicación de la polilla de la vid, que actualmente afecta 170 mil hectáreas cultivadas de Mendoza y San Juan.

Tras seis años de avance constante de la plaga, el Comité Técnico, integrado por organismos públicos como el Ministerio de Economía, Infraestructura y Energía, el Servicio Nacional de  Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa), el Instituto de Sanidad y Calidad Agropecuaria de Mendoza (Iscamen) y el Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA), entre otros, y por entidades vitivinícolas de Mendoza y San Juan, se reunió en la sede del Instituto Nacinoal de Vitivinicultura (INV), con la presencia del subsecretario de Agricultura, Alfredo Aciar.

El primer paso se dará mañana viernes, cuando el equipo técnico y administrativo del Senasa comience a trabajar en el armado de los pliegos licitatorios para que las empresas interesadas se inscriban y  presenten las ofertas del producto que, como condición, debe estar registrado en el organismo nacional.

“Teniendo en cuenta que las empresas proveedoras de feromonas no disponen de la cantidad suficiente para toda la superficie, hemos acordado hacer una combinación de herramientas basada principalmente en la técnica de confusión sexual, ayudado con agroquímicos específicos de muy bajo impacto ambiental y, en aquellas zonas donde hay mayor presión de plaga, ayudar con insecticidas para polilla adulta o para larva”, explicó Wilda Ramírez, directora de Sanidad Vegetal del Senasa.

El objetivo, según explicó la funcionaria, es “trabajar de forma conjunta con las provincias en diseñar estrategias de abordaje de la plaga, principalmente con esta técnica y con otras herramientas superadoras, como la que está ensayando el Iscamen, de feromonas líquidas que pueden aplicarse de forma aérea y en la que los postes y la tela antigranizo funcionan como difusor.

En términos operativos, el Senasa ha dispuesto que la distribución de las feromonas quede a cargo de las provincias afectadas. Para esto “se requiere un trabajo de campo para analizar las curvas de vuelo. Donde se halle mayor presión, aplicar la combinación de técnicas, y en los sitios donde sea menor, utilizar una sola herramienta”, detalló Ramírez.

Según las estimaciones de la Comisión Técnica Asesora, el cronograma continuaría en abril y mayo con la campaña de inscripción de productores para recibir las feromonas. En agosto, se entregará el producto para que se aplique en setiembre, cuando comienza la temporada de tratamiento.

Mientras tanto, desde el Iscamen se trabaja en la elaboración de un registro para que los propietarios de viñedos abandonados puedan inscribirse en un plan de erradicación, siendo esta otra herramienta para el control y erradicación de la plaga.